BIBLIOTECA JANERIANA
VIDA ANA MARIA JANER
PAPA FRANCISCO

Jornada Mundial de los Pobres

20 Nov Jornada Mundial de los Pobres

COMUNIDAD DE BELLO

El sábado por la mañana compartimos juegos y un refrigerio y el domingo fuimos a la Eucaristía todos juntos y luego las personas del grupo de lectores de nuestra parroquia San Antonio María Claret, nos dieron un sabroso almuerzo

MUCHAS GRACIAS A TODOS LOS QUE HICIERON POSIBLE ESTE GESTO DEL AMOR DE CRISTO POR LOS MAS NECESITADOS.

VER FOTOS

 

COMUNIDAD DE SAN LORENZO

“No amemos de palabra sino con obras”

Haciéndonos eco de la propuesta del Papa Francisco de la Jornada Mundial de los Pobres, quisimos preparar una tarde diferente para los niños del asentamiento Vy’a Renda, con quienes trabajamos todos los sábados.

Intentamos que fuera un momento en el que se hiciera presente para ellos la alegría, por eso organizamos unos entretenimientos al estilo de los juegos de San Juan, típicos de aquí. Juntamos varios premios, porque no hay San Juan sin premios, y preparamos cinco juegos diferentes: la pesca, ponerle la cola al chancho, tumba latas, embocar al aro y lanzar las argollas a las botellas.

Los niños pasaron una tarde divertida, y realmente los tomó de sorpresa. Jugaron mucho y al final compartimos con ellos panchos y jugo. Estaban felices.

No pensemos sólo en los pobres como los destinatarios de una buena obra de voluntariado para hacer una vez a la semana, y menos aún de gestos improvisados de buena voluntad para tranquilizar la conciencia. Estas experiencias, aunque son válidas y útiles para sensibilizarnos acerca de las necesidades de muchos hermanos y de las injusticias que a menudo las provocan, deberían introducirnos a un verdadero encuentro con los pobres y dar lugar a un compartir que se convierta en un estilo de vida. En efecto, la oración, el camino del discipulado y la conversión encuentran en la caridad, que se transforma en compartir, la prueba de su autenticidad evangélica”[1].

Estas palabras del Papa Francisco resuenan en nuestros corazones y nos desafían a buscar en nuestras vidas una mayor coherencia, a vivir la pobreza evangélica en nuestra propia comunidad, a hacer de este compartir con los más pobres un estilo de vida.

Y como dice también el Papa “Estamos llamados a tender la mano a los pobres, a encontrarlos, a mirarlos a los ojos, a abrazarlos, para hacerles sentir el calor del amor que rompe el círculo de soledad. Su mano extendida hacia nosotros es también una llamada a salir de nuestras certezas y comodidades, y a reconocer el valor que tiene la pobreza en sí misma”[2].

Agradecemos de corazón la posibilidad que Dios nos regala de compartir con estos niños y también de poder acompañar a tantos indigentes que se acercan cada día a nuestra casa.

Le pedimos al Señor que tengamos siempre la mirada fija en quienes tienden sus manos clamando ayuda y pidiendo nuestra solidaridad[3] y sepamos dar respuesta a sus clamores.

[1] Mensaje del Santo Padre Francisco, I Jornada Mundial de los pobres

[2] Cf. idem

[3] Idem.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.