BIBLIOTECA JANERIANA
VIDA ANA MARIA JANER
PAPA FRANCISCO

Las parábolas

26 Jun Las parábolas

Te invitamos a recordar una parábola que haya dejado huella en tu vida, que esté en tu corazón.

Luego de recordarla, búscala en el evangelio y vuelve a leerla…

Busca en la lectura una palabra clave de esa parábola.

Seguidamente, respóndete:

  • ¿Cuándo conocí esta parábola?
  • ¿Qué recuerdos me trae?
  • ¿Por qué ha dejado huella en mi vida?

Jesús era maestro de la narrativa. Sus parábolas traen imágenes, acción dramática  y personajes que giran en torno a temas universales, comunican una sola enseñanza  principal y plantean una moraleja  o punto culminante que generalmente viene al final como se muestra en la narración de la parábola del samaritano. Sin embargo estas parábolas sugieren genialmente una enseñanza que deba ser construida por quien las escucha, llevando diferentes mensajes que  cada uno apropia desde su subjetividad, tal vez  Jesús quiere dejar un campo abierto implícito, porque…“explicitar puede ser  en algunos casos anular, cancelar, destruir” dar por terminado el proceso de imaginación, proyección y construcción que conduce a apropiaciones verdaderamente significativas para la persona. La interpretación de las parábolas está relacionada con la apropiación del conocimiento, es por esto que cada cual recibe las parábolas según puede entender. Las interpreta en conformidad con sus deseos.  Sin embargo, Jesús procura liberar a sus discípulos de malos entendidos, revelándoles el sentido de su obra: Mt 13, 34.35., es de notar la preocupación de Jesús para que sus discípulos interpreten correctamente las parábolas y transmitan con fidelidad su mensaje: “Cuando quedó a solas, los que le seguían (los doce) le preguntaban sobre las parábolas. Él les dijo: A vosotros se os ha dado el misterio del reino de Dios, pero a los que están fuera, todo se les presenta en parábolas” Mc 4,10-12

Hemos mirado las parábolas desde la fe, desde los contenidos y desde la pedagogía… Esta triple mirada nos ha puesto frente a nuestra misión de animadores, narradores, de catequistas.

Surge en todos nosotros, catequistas janerianos la figura hermosa, de nuestra amada beata.  Ella sí que era buena narradora!

Repasemos su vida, imaginémosla:

  • Relatando, a los exiliados como ella, una lectura de la realidad que animaba desde la fe a vivir ese tiempo difícil
  • Invitando a esperar que amanecieran mejores tiempos…
  • Narrando, catequizando a los niños, ancianos y desvalidos de la casa de misericordia.
  • Recordando los horrores de la guerra, la entrega de sus compañeras y la ofrenda de la Hna. María Antonia Fagés.

Contemplémosla en  las “alegres veladas en Talarn”, allí ponía al servicio de la narración sus capacidades personales y la experiencia de toda su vida.

Valoremos su capacidad de salida de si para no “narrarse a sí misma” sino para contar las maravillas que Dios hizo en su vida y en la de las primeras hermanas

En estos días en que recordamos su vida y su fidelidad a la misión que el Señor le encomendó  en su Iglesia, pidamos al Señor por su intercesión por todos los catequistas de la provincia, para que seamos animadores, narradores y buenos acompañantes de todos nuestros catequizandos. Ampliemos nuestra mirada y oremos por todos los janerianos del mundo! Para que como Jesús, como Ana María, no nos cansemos de narrar las grandezas del Señor.

¡Muy feliz aniversario para todos!

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.