BIBLIOTECA JANERIANA
VIDA ANA MARIA JANER
PAPA FRANCISCO

Misión

Nuestra misión participa de la misión evangelizadora de la Iglesia. Un profundo sentido eclesial y de comunión con los representantes de la Iglesia ha marcado la vida del Instituto desde sus inicios. Y esto es una convicción profunda que nace de nuestra manera de ser y de hacer porque como diría Ana María Janer: “Nosotros amamos la Iglesia más que a nuestra propia vida”.

Ámbito educativo

 

“Cuidaré de ellos como una madre cariñosa”

 

Tenemos en la educación uno de los campos específicos de misión. Siguiendo las directrices de la Iglesia, orientamos toda nuestra actividad educativa hacia la formación integral de los alumnos en la doble dimensión humana y cristiana.

 

En los colegios intentamos vivir un ambiente de libertad y amor, donde los alumnos reciban una sólida formación humana iluminada por el Evangelio y sea posible el testimonio y la experiencia de fe. Nuestros centros han de estar abiertos a todos sin distinción. Las hermanas y los laicos educadores hemos de saber conjugar la firmeza y la suavidad con un trato sencillo y acogedor y sin distinciones y unir la responsabilidad profesional con un activo celo apostólico.

 Ámbito asistencial:

 

“Estuve enfermo y me socorriste”

 

El servicio de caridad a enfermos, ancianos y necesitados nos caracteriza desde nuestra fundación. Queremos llevar a término la tarea asistencial haciendo nuestros los sentimientos del Señor, que pasó haciendo el bien y curando a los enfermos. Las hermanas y los laicos intentamos ayudar a los que sufren con nuestro trato delicado y prudente, con espíritu de sacrificio y un amor incondicional.

Ámbito eclesial:

 

“Amamos a la Iglesia más que a nuestras vidas”

 

El amor a la Iglesia nos distingue desde los orígenes. Las hermanas que a lo largo del tiempo hemos compartido el mismo carisma hemos vivido disponibles al designio del Padre, en adhesión a la Iglesia y a sus representantes, con sencillez, humildad y sentido de familia.

 

Otros ámbitos

 

“Yo recojo a todos los que tienen necesidad y están heridos”

 

Ana María Janer estuvo abierta y disponible para dar una respuesta evangélica a las necesidades de su tiempo. También nosotras estamos abiertas y disponibles a otros apostolados compatibles con el propio carisma.