BIBLIOTECA JANERIANA
VIDA ANA MARIA JANER
PAPA FRANCISCO

¿Qué hemos de anunciar en el Kerigma?

05 Feb ¿Qué hemos de anunciar en el Kerigma?

 

 Texto tomado del N°8 del Libro ”El anuncio del Kerigma en la catequesis sacramental” del Pbro Hugo Dalla Fontana

“Nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en Él”  dice San Juan en su primera carta.

El amor de Dios manifestado por Jesucristo es la esencia del Cristianismo. Creer absolutamente que somos infinita y eternamente amados es el anuncio Kerigmático por excelencia. La certeza de este amor, que nos da la fe, nos abre a la confianza y la confianza nos lleva a poner nuestra vida, sin temor, en las manos del que nos ama: darnos “todo” al que se dio “TODO” por amor a nosotros.

Esta certeza de sabernos amados, de gustar, saborear este amor, es el primer paso en el camino de la conversión y de la aceptación de Jesús como Señor de nuestra vida.

 El amor manifestado en la Pascua de Jesús es el núcleo del anuncio. El amor de Dios se ha revelado plenamente en la Pascua de Cristo, en su muerte por amor y en su resurrección de entre los muertos que es fuente de vida eterna para los hombres. El amor de Dios no se manifiesta solo en palabras, es un amor con obras y de verdad.

 

 

El Kerigma anuncia el amor pascual del Padre.

 El anuncio de este amor es llamado Kerigma de Jesús y se encuentra en el Evangelio de Juan:

“Porque tanto amó Dios al mundo que entregó a su hijo único para que todo el que cree en él  no muera sino que tenga vida eterna”. Jn 3,16

El amor del Padre ha de ser proclamado a un mundo y a un hombre que  experimentan una profunda orfandad y necesitan de ese amor.

El amor del Padre es un amor entrañable, un amor con rasgos  paternos y maternos:

“¿Se olvida una madre de su criatura, no se compadece del hijo de sus entrañas? ¡Pero aunque ella se olvide, yo no te olvidaré!

Yo te llevo tatuado en la palma de mi mano…” Is 49, 15

Es un amor compasivo y misericordioso que Jesús manifiesta  al saciar el hambre de la multitud, al curar a los enfermos, al perdonar a los pecadores. Todo en Jesús es revelación del amor del Padre que le concede hacer las obras.

Un amor si medida es propio de Dios porque Dios no tiene medida en su ser y en su amor comunicado a los hombres. Ama sin medida y se da sin medida. ¡Miren como nos ama el Padre! Quiso que nos llamáramos Hijos de Dios y lo somos. 1 Jn 3,1

DESCARGAR PDF

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.