BIBLIOTECA JANERIANA
VIDA ANA MARIA JANER
PAPA FRANCISCO

Testimonios

  • TODOS LOS TESTIMONIOS

    Daniela Vidal

    Para mí el encuentro de Catequista significó una experiencia de encuentro con Jesús, de encontrarme con la catequista que soy. Días en los que pensamos como Comunidad Janeriana, junto a las hermanas lo que soñamos para la catequesis, lo que queremos lograr, lo que queremos demostrar. Son experiencias que nos ayudan a aunar criterios, a conocer otras escuelas que a pesar de ser diferentes tenemos una misión en común, anunciar a Jesús.

    ¡Qué lindo haberlo podido vivir con mis compañeros de la escuela y con las demás comunidades!

     

    Daniela Vidal. Catequista comunidad de Cosquín

    Lucas López

    Cuando me enteré que participaría del encuentro sentí una gran alegría, primero porque las madres creyeron en mí como catequista, siendo que hacia muy poco yo estaba dando catequesis a los niños, y luego por el contenido del encuentro.                                                                  Hacia meses esperaba el encuentro pero nunca me imaginaba el proceder del mismo, fue muy enriquecedor para mí.

    No recuerdo específicamente todos los momentos vividos pero hay algunas cosas que me quedaron dando vueltas:

    • La catequesis del P. Quijano me ayudó a entender muchas cosas, como por ejemplo el anuncio del kerigma, algo que yo dada por hecho en los niños de la catequesis, y entendí que no es así, que existe una desacramentalización muy grande y sobre todo en mi país la gente es muy desinteresada de Dios o simplemente atea, y yo no tenia en cuenta eso, creía que si los niños se acercaban a la catequesis era porque conocían a Dios, y muchos solo se acercan porque ven a otros niños jugando. ¡Tenemos un gran trabajo en la capilla!
    • También me gustó mucho el énfasis que se puso en la formación del catequista, ya que era una inquietud que tenía desde tiempo atrás, y me di cuenta que no era solo mi inquietud. Porque me pasa que conozco sobre la historia de la salvación pero por momentos no sé si los niños captan o entienden mi manera de “contársela” y creo que una formación me ayudaría a poder enseñarles mejor.
    • El compartir con los compañeros catequistas de la provincia me llenó el corazón, aprendí mucho de ellos, y en todo el encuentro pude hacer silencio, escuchar al Señor y entender que tengo una misión, y que esa misión tiene como parte ser catequista, ¡Anunciar su palabra!
    • A mi parecer los objetivos se cumplieron de pies a cabeza, ahora queda poner a prueba lo aprendido.

    Me basta aprovechar la oportunidad para dar gracias por el arduo trabajo de los coordinadores para llevar a cabo tan lindo encuentro. Y que sepan me volví con mucha alegría en el corazón por todo lo vivido.

    Espero haber ayudado con la evaluación.

    Un abrazo grande y nos vemos en enero!

    Madre Anita

    “Se sintió el murmullo de una suave brisa…” 1 Re. 19,12

    Y Dios estaba en ella.

    Comparto lo que para mí significó el Encuentro de Catequistas de la Provincia:

    Un “encuentro de catequistas”, valga la redundancia! El clima en el que todo se dio, tuvo este tinte, esa expresión, eso nuestro como catequistas, ese modo de proceder

    “El modo de proceder”janeriano, estuvo presente en todo el encuentro: en cómo lo presentó el Equipo, en cómo efectivamente lo vivimos, y lo vivimos en comunión, … comunión al compartir nuestros puntos de vista, nuestras luces y sombras, nuestros acentos propios, de comunidades diversas; comunión al participar con entusiasmo en cada momento, de cada momento; comunión al proponer y soñar lineamientos que antes de ponerse por escrito estuvieron y dieron vueltas por el corazón y la mesa de la comunidad fraterna… comunión en el deseo de salir y contagiar, en el impulso hacia el mar “a veces borrascoso de la vida” (Benedicto XVI), llevando sobre todo, la confianza en El que nos dice que “ya es hora de partir”, porque Él nos dirá dónde y cómo… y nadie quiere hacerlo esperar.

     

    Destaco algo que con los días se me hizo más patente aún: la sencillez, la disponibilidad y otra vez lo digo: el modo de proceder tan janeriano, en comunión.

     

    La Madre Janer nos acompañó todo el tiempo, se hizo memoria y gozo al recordar el “modo” de nuestras primeras hermanas catequistas… se hizo “hoy”, kerygma y gozo compartido en la misma barca, en la misma lámpara de un carisma siempre vivo. Fue nuestra beata, una vez más, una madre cariñosa en medio nuestro.

    Seguramente resuenan muchos ecos en nuestro interior, formados por la vivencia de estos días… la alegría unirá esta manta de voces… y desde el fondo del corazón le decimos: Señor, queremos sentir tu amor y volver a nacer: Tú estás aquí, con nosotros tan distintos e iguales… Tú nos dices “ven” y nosotros también!… “Ven, nuestra barca es tuya”… iremos mar adentro y nuestras redes se llenarán de peces, y nos visitará tu Presencia que nos impulsa más allá, donde la catequesis se hace misión.

    Gracias al Equipo Provincial, por “el modo de proceder”!, por todo lo previo, lo cuidado de los detalles, lo oportuno de la propuesta, la participación a la que nos invitó, y porque dieron lo mejor para que este encuentro fuera como esa brisa suave en la que Dios tantas veces quiere manifestarse.

    Gracias!

    Tatiana Valenzuela

    Hola soy Tatiana, Profesora de Religión (catequista) en el Colegio Ana María Janer de Viña del Mar, Chile.

    Fui invitada a participar del encuentro de Catequista y para ello fuimos preparando en comunidad las luces y sombras de nuestra catequesis, guiados por del documento de Aparecida… Cuando llegamos a vivir el encuentro, pensaba en que vería a religiosas y laicos que habíamos compartido trabajo y la vida en otras ocasiones… definitivamente hubo reencuentros y todo lo que fuimos viviendo era demasiado significativo.

    Recordamos nuestro primer llamado y personalmente pude ir identificando las diferentes formas en que Cristo se hace presente en la vida y te hace tener activo aquel llamado que me hizo comenzar a seguirle y hacer concreto el anuncio…. Anuncio que va adquiriendo valor cuando hacemos memoria agradecida, del camino que fuimos forjando como janerianos en las diferentes obras y en nuestras vidas.

    La invitación de hacer de nuestras catequesis en salida, pero kerigmática y mistagógica es un desafío, pero una esperanza para quienes aún tienen sed de Dios y necesidad de ser evangelizados… y por supuesto que nos vamos evangelizando nosotros mismos…

    Y seguimos avanzando, en cantos, dinámicas que nos hacían reír y gozar la vida… y aprender para llevar nuevas dinámicas a nuestras obras. Por otra parte, volvemos a vivir diferentes momentos que han marcado el crecimiento janeriano como fue amarte con caridad atenta, con esperanza firme, fe ardiente, año de la fe… hasta hoy misericordiosos para amar y servir más, en comunión salgamos… Nos vamos haciendo parte de esta Iglesia que nuestra madre Janer amaba y servía.

    Y compartimos por la importancia de nutrir nuestra fe de manera personal y comunitaria, partir del corazón… las Sagradas Escrituras… es desde ella que debe partir el anuncio, aquella palabra que te llena de sentido e interpela la vida… trabajar figuras como Felipe y el eunuco…. Los discípulos de Emaús… es vivenciar la importancia que tiene nuestro testimonio y volver a comprender que su palabra es más viva, cercana, actual y transformadora… sentía que esto es lo que la Madre Janer vivía, invitaba y demostraba tanto a las hermanas como a la comunidad que le tocó ser parte… es por ello que creo en Transformar a la persona humana por medio del amor… Salgamos en comunión para que Cristo transforme y anime la vida de tantos niños, jóvenes, adultos, ancianos, enfermos, familias y muchos más… Él cuenta con nosotros, cuenta con la entrega y amor por lo que hacemos y que siempre Jesús, José y María, Sean nuestra luz y nuestra guía…

    Gloria Morel

    Ha sido un privilegio para mí haber participado del Primer Encuentro Provincial de Catequistas Janerianos.

    Poder experimentar una vez más cuán grande es la FAMILIA JANERIANA, sentir tan presente el carisma de ANA MARIA en cada una de las personas, religiosas y laicos, sentirnos en sintonía a pesar de la diversidad de culturas, y mejor aún poder contemplar, como familia; la realidad de nuestra catequesis en la provincia, discernir los caminos que debemos recorrer según las orientaciones de la iglesia y de la congregación, y, poder proponer y soñar juntos, los lineamientos de la catequesis para revitalizar nuestra vida y misión catequética en cada una de las obras, considero una verdadera bendición.

    Encontré excelente la organización, los temas de formación, los materiales, la distribución del horario. Felicitaciones al Equipo de Pastoral de la Provincia. Dios y la Beata Ana María recompensen vuestra predisposición, servicio y entrega.

    Estos días de formación y de compartir la vida, al estilo janeriano, de nutrirnos y alentarnos mutuamente, han renovado; mi fe en Dios y mi amor a nuestra Beata Ana María, y me compromete a seguir con renovado impulso las huellas de Jesús a ejemplo de la Beata Ana María; como discípulo y misionero.

    ¡Catequistas Janerianos, en Comunión Salgamos!

     Gloria Morel.

    Maximiliano Paez

    La jornada me pareció un hermoso espacio de encuentro, comunión, aprendizaje, renovación y desafío. Encuentro con personas que renuevan tu carisma día a día y comparten lo mejor de sí en post de enriquecer nuestra mirada evangelizadora. Comunión, ya que la fraternidad y la cercanía vistas, hicieron sentirnos parte de esta bella familia janeriana. Aprendizaje, debido a que los momentos formativos tocaron nuestros corazones y removieron viejas estructuras. Renovación, el mundo nos plantea cambios metodológicos, miradas atentas, nuevos estilos y maneras más profundas de iniciación a la fe. Por último, desafío de tener la frescura del inicio, de despertar en el otro el deseo de saber más acerca de Jesús, de revisar criteriosamente nuestras prácticas y mejorarlas continuamente. Para intentar llegar a la catequesis kerigmática que tanto buscamos.

    Maximiliano Paez, catequista Cosquín